Blog Capítulo 13 (No es oro todo lo que reluce)

viaje en moto

Blog – Viaje en moto por América

David Pueyo – Contacta

¡Bienvenid@! Si te gustan las historias que hablan sobre aventuras y viajes en moto te presento este relato, aderezado con una dosis de realismo y surrealismo compartido, ficción y mucha sátira. Un blog peculiar que resume un viaje en moto de 2 años por todo el continente americano, 18 países recorridos y un hilo conductor que narra la relación entre el binomio hombre-moto.

 

CAPITULO 13 (No es oro todo lo que reluce)

Nos habían avisado que no esperáramos mucho de la costa atlántica argentina, quitando Península Valdés (Patrimonio Mundial por la UNESCO) y sus avistamientos de orcas, ballenas, pingüinos, lobos y elefantes marinos, que protagonizaban cada año un show que sólo la naturaleza podía organizar con tanta perfección.

El resto de la ruta se resumió en monotonía e indiferencia. Desde Río Gallegos, en la Patagonia, hasta Mar de Plata ya en el norte de Argentina, había relativamente poco que ver y visitar a primera vista. Carreteras rectas, pampa a ambos lados, huanacos y vicuñas homicidas, señales que te dejaban claro que las Malvinas eran de Argentina y ciudades mimetizadas en un áspero entorno de colores apagados.
Eso sí, los cerca de 3.000 km de costa atlántica que recorrimos con Kawa nos dejaron tiempo para pensar un poco en todo, analizar lo ya vivido y preparar lo que se nos venía.

“Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar…”

Por el camino nos topamos primero con Comodoro Rivadavia, la ciudad más habitada de la provincia de Chubut, que básicamente vivía entorno a la extracción de petróleo. Puerto Madryn fue la siguiente, donde aparte de un huracán de arena que casi nos levanta del suelo, no dió para más durante esas fechas. Lo más interesante en esa ocasión, y a modo anecdótico, fue ver trabajar a un mecánico (muy agradable, por cierto) que por no tener una remachadora cortó con una radial la cadena de Kawa para acortarla y quitarle la holgura que llevábamos arrastrando desde hacía días. Kawa no estaba del todo contenta, pero funcionó. La verdad es que la transmisión estaba muy desgastada y el tensor no daba para más. Después de muchos meses de viaje opinábamos que todos los problemas en esta vida tenían solución, a veces no eran los mejores, pero servían.

Una vez reparada la cadena de Kawa y de cumplir la mitad del trayecto atlántico, continuamos nuestro camino hacia Bahía Blanca, otra ciudad bañada por el mar pero un poco dejada a la madre santa. Nos salvó conocer a un par de argentinos que nos llevaron a conocer una divertida feria que se celebraba anualmente en el puerto. Kawa, en el parking, chuleaba de montura silenciosamente entre todas las 50cc y 125cc que la rodeaban.

La sorpresa la tuvimos al llegar a Mar de Plata, con una bonita y bien cuidada costanera que albergaba hoteles y villas en tierra y surfistas en el mar. La ciudad estaba repleta de gente esos días, muchos porteños (habitantes de Buenos Aires) estaban de vacaciones en la ciudad.

Y finalmente, llegó el día. Conocíamos por fin en persona una ciudad de la que nos habían hablado muchísimo, Buenos Aires, la capital del imperio, imponente, bañada por el Río de la Plata. Fueron días en los que recorrimos la ciudad de punta a punta entre reuniones, asados y búsqueda de piezas para Kawa. Teníamos toda la ciudad para nosotros y quisimos aprovecharla. En nuestro caso y teniendo en cuenta que no sabíamos qué nos depararía la ruta, siempre era bueno anticiparse y recolectar provisiones para posibles necesidades que pudiéramos tener más adelante.

Tres semanas más tarde llegó el momento de tomar rumbo hacia Uruguay con la intención de recorrer y conocer el país durante unos días. La idea, después, era volver de nuevo a Argentina para visitar minuciosamente la zona del norte que habíamos dejado pendiente.

¡Nos vemos en unos días Argentina!

Próximamente…Capítulo 14.

 

 

Colaboradores:
motosprint